Qué hacer cuando nuestra Mac necesita mantenimiento

Qué hacer cuando nuestra Mac necesita mantenimiento

Cada cierto tiempo, nuestros ordenadores suelen necesitar que realicemos algunas tareas de mantenimiento debido a que este tipo de dispositivo tiende a ralentizarse o presentar algunos fallos debido al tiempo de uso que le da su portador. Sin embargo a través de algunas sencillas labores de mantenimiento, podemos darle la atención necesaria a las necesidades básicas de nuestro ordenador, hacer una limpieza general, comprobar el estado del sistema y optimizar sus funciones al máximo posible, de forma que vuelva a funcionar a su mejor nivel de eficiencia.

Así que si has sentido que tu Mac está funcionando lento estos días, le toma lo que parece una eternidad iniciar, tienes que borrar algo solo para poder descargar un archivo que te envió algún compañero de trabajo y cada vez que intentas ver un vídeo pareciera que se bloqueara durante algunos segundos. Es hora de hacerle un mantenimiento.

El equipo de expertos en Mantenimiento Informático de Font Venta nos da algunos consejos para el mantenimiento de un Mac:

Actualiza tu sistema operativo

Antes de hacer cualquier otra cosa, lo primero es asegurarte que tu Mac está actualizado. Para esto debes seguir los siguientes pasos en tu ordenador:

  1. Haz clic sobre el icono de Apple y selecciona App Store.
  2. Dirígete a la pestaña de Actualizaciones, donde deberás instalar cualquier actualización de software que veas allí, incluyendo la de macOS. Esto podría incluir actualizaciones de seguridad o mejoras en el rendimiento.

Cabe acotar que el sistema operativo de Apple ha sido gratuito durante los últimos años, lo que significa que si quieres actualizar a Mavericks, Yosemite, El Capitan o Sierra, puedes hacerlo sin sufrir ningún impacto en el rendimiento de tu Mac. Por supuesto, esto es algo opcional y depende de lo que tu quieras, pero lo que si debes procurar es estar utilizando la última versión del sistema que tienes instalado.

Comprueba el estado del disco

Una función muy poderosa de la que dispone Mac es la «Utilidad de discos». Esta nos permite comprobar su estado y prevenir errores. Lo importante es que si no tenemos muchos conocimientos sobre el tema y nos sentimos algo inexpertos, no exploremos demasiado esta opción y mejor la dejemos en manos de un profesional.

Igualmente, si que podemos realizar algunas medidas de mantenimiento de Mac sencillas, siguiendo estos pasos:

  1. Abrimos la «Utilidad de Discos» desde SpotLight o desde Aplicaciones/Utilidades/
  2. Elegimos el disco duro que queremos comprobar
  3. En la pestaña «Primera ayuda» hacemos click en «Verificar disco» y «Verificar los permisos del disco»
  4. En estos análisis podremos ver probables errores y repararlos con el botón correspondiente

También te recordamos que si accedemos a esta utilidad desde el modo de recuperación, podrías salvar un ordenador que de otro modo se pasaría unos días en el servicio técnico.

Deshazte de aplicaciones viejas

Este es el tipo de mantenimiento que debes hacer si tu unidad de almacenamiento se está quedando sin espacio. Con esto nos referimos a limpiar nuestro Mac y eliminar toda la basura que hemos acumulado durante los últimos años, y que aún sigue ocupando espacio en nuestro disco duro y ni sabemos por qué.

Por ejemplo, puedes comenzar eliminando aplicaciones y después,  los archivos. Es tan sencillo como ver tu lista de apps y decidir si seguirás usando alguna aplicación o no.

También, si tienes alguna aplicación pesada que nunca usas, como iMovie o GarageBand, elimínala, y si en algún momento la vuelves a necesitar solo tienes que descargarla de nuevo en la Mac App Store. Si por el contrario se trata de un software de algún desarrollador fuera de la tienda de Apple, asegúrate que todavía tienes la licencia guardada en algún sitio antes de eliminar la app.

Eliminar apps en Mac suele ser realmente fácil: solo tienes que arrastrar el icono de la app desde la carpeta de Aplicaciones hasta la papelera. La mala noticia es que si lo haces de esta forma la app dejará un repele de archivos en tu sistema, los cuales aunque no son muy grandes, se quedan en tu ordenador como archivos basura.

Si quieres evitarlo, la mejor forma de eliminar la app junto a dichos archivos es utilizando una aplicación como App Cleaner, la cual es fácil de usar y aún mejor, es totalmente gratuita. De esta forma podrás eliminar el software arrastrando su icono desde la carpeta de Aplicaciones hasta la ventana de App Cleaner, la cual se encargará de eliminarla junto a todos sus archivos.

Limpia tu unidad de almacenamiento

Al eliminar ese montón de aplicaciones que ya no usas tendrás más espacio en tu disco; sin embargo, aún queda trabajo por hacer: eliminar archivos viejos que ya no uses.

Si cuentas con macOS Sierra puedes encontrar y eliminar fácilmente los archivos más grandes usando la herramienta de gestión de almacenamiento. Pero si no usas Sierra, puedes utilizar una app para tal fin como por ejemplo lo es DaisyDisk o Disk Inventory X, siendo esta última la opción gratuita.

Estas apps analizarán tu sistema, encontrarán los archivos más grandes y te permitirán eliminarlos desde allí. Así mismo, algunas de estas apps te cuidarán las espaldas escondiendo los archivos más importantes que no debes borrar, de forma que no cometas el error de eliminar algo demasiado importante para ti o para el funcionamiento del ordenador. Sin embargo, aunque es un proceso muy sencillo, si te recomendamos crear una copia de seguridad de todo lo que quieras conservar antes de hacerlo. Recuerda que prevenir es mejor que lamentar.

Optimiza tu sistema

Lo siguiente que debes hacer es eliminar todos esos archivos de caché, historial y toda la basura que has acumulado durante años y ha puesto bastante lento a tu sistema. Para esto, te recomendamos usar OnyX.

Cuando inicias Onyx es un poco confuso porque te encuentras con muchas pestañas con casillas para seleccionar, así que no te agobies. Para lo que queremos hacer, que es una limpieza rápida de nuestro Mac solo tienes que acceder a la pestaña de “Automation” y seleccionar la configuración predefinida. Esta funciona para la mayoría de personas, aunque quizás algunos quieran desmarcar la casilla del navegador web, en el caso de que no quieran perder su historial de navegación. Una vez decidas lo que vas a eliminar, presiona el botón “Ejecutar”.

Si no te gusta OnyX, también tienes la opción de CCleaner, que hace un trabajo similar y es aún más fácil de utilizar. La verdad es que ambos funcionan muy bien, solo que OnyX tiene muchas más opciones para usuarios avanzados y es completamente gratuita.

Limpia todo lo demás

Luego de los tres procesos anteriores, aún queda por limpiar:

  • Vacía tu papelera de reciclaje: puede parecer algo muy básico, pero hay quienes no lo hacen y terminan con la papelera a reventar de archivos. Por lo mismo, te recomendamos vaciar tu papelera constantemente.
  • Limpia tu carpeta de descargas: la mayoría de navegadores guardan absolutamente todos los archivos que descargas en esa carpeta, por lo que deberías limpiarla constantemente para evitar que queden guardados allí archivos viejos que ya no necesitas.
  • Limpia tu escritorio: Muchas personas suelen dejar que los archivos e iconos de programas se acumulen en el escritorio, lo cual, a parte de crear un caos, podría estar haciendo que tu Mac sea mucho más lento. Límpialo.
  • Elimina esas viejas imágenes de disco: los Macs usan imágenes de disco para instalar archivos, por lo que es normal encontrarse con un montón de unidades olvidadas en el sistema. Para deshacerte de ellos, accede a Finder, haz clic en “Todos mis archivos” y busca la utilidad de discos. Luego, elimina esos archivos DMG que se esconden en tu Mac.
  • Limpia tus descargas de correo electrónico: si usas Apple Mail, los archivos adjuntos podrían estar llenando tu disco duro sin que te des cuenta. Para limpiarlos,  tienes que buscar “descargas de correo” en Spotlight y eliminar de esa carpeta todos los archivos que no necesites.
  • Administra tu inicio de sesión: si tu Mac enciende lento es posible que sea porque está intentando iniciar 20 aplicaciones al mismo tiempo. En este caso, accede a las preferencias del sistema y selecciona “Usuarios y Grupos”. Allí, busca las apps de inicio y selecciona cuáles deben arrancar con tu Mac y cuáles no. Las menos posibles, mejor.
  • Considera comprar un SSD (si es que ya no tienes uno): si tu Mac es viejo y usa un disco duro, una de las mejores formas de mejorar su rendimiento es reemplazándolo por un disco sólido. Los SSD permiten que los datos se transfieran mucho más rápido, optimizando al máximo posible tu ordenador: desde su encendido del Mac hasta el tiempo que toma iniciar una aplicación. Además, cambiar un HDD por un SSD en un MacBook Pro es realmente sencillo.

Finalmente, algo de lo que debes estar muy atento cuando estés realizando este tipo de tareas es que, si durante el proceso te encuentras con un error severo que no se puede reparar, lo que debes hacer es una copia de seguridad de inmediato, para evitar la pérdida de tus datos importantes.