Qué es lo que más compramos los españoles en Internet

Qué es lo que más compramos los españoles en Internet

El mundo online está cambiando totalmente la manera en la que vemos la vida, y desde hace ya unos años ha cambiado la manera que tenemos de comprar. En España, muchas personas, independientemente de la generación a la que pertenezcan, dedican una gran parte de su tiempo a comparar productos online.

Y es que Internet se ha convertido en unos grandes almacenes en los que se puede encontrar absolutamente de todo, desde lacre para sellos a los DVD de una temporada de una serie de los 60. Y esto es algo realmente valioso, pues nos permite encontrar cualquier cosa que se nos ocurra por rara que sea.

Concretamente, los productos que más buscamos los españoles en Internet son productos de electrónica de consumo, es decir, ordenadores, televisiones, equipos de música, auriculares, equipos de fotografía y vídeo, móviles y accesorios para todos los productos que podamos imaginarnos. Resulta gracioso que utilizamos la tecnología para adquirir más tecnología, pero es normal, pues la obsolescencia programada es algo que cada vez nos afecta más.

En segundo lugar, los españoles compramos una gran cantidad de libros, películas, música y juegos. Plataformas como Spotify, Apple Music o Steam tienen muchos seguidores, y en concreto, en la última plataforma mencionada se puede llegar a gastar una gran cantidad de dinero sin darse uno cuenta.

Resulta muy interesante que los electrodomésticos estén en el cuarto lugar, pues la idea original a la hora de comprar un electrodoméstico es querer ir a verlo, medirlo y saber qué características tiene. Pero es precisamente por ese carácter comparativo que no nos hace falta acudir a las tiendas, simplemente con ver las características y las opiniones podemos decidir comprar un nuevo electrodoméstico.

En el cuarto y quinto lugar encontramos a la ropa y a los zapatos respectivamente. Las cadenas de tiendas de ropas han hecho campañas de marketing muy fuertes para enseñarnos a comprar por Internet, y gracias a ello y a las innumerables ofertas, somos carne de cañón para comprar nuestras prendas por Internet.

Como vemos, los españoles compramos principalmente productos de electrónica de consumo, libros, películas, música y juegos, electrodomésticos, ropa y zapatos. Pero no podemos olvidarnos de que el motivo principal por el cual tenemos este comportamiento no es otro que el imparable avance de la logística.

Los avances en logística nos hacen adictos a las compras

Para todo aquel que haya comprado en Internet en la época de los dos mil, sabrá muy bien lo complicado que era acertar con la decisión. Pues por aquella época no existían pasarelas de pago tan seguras como las que existen ahora, conexiones a alta velocidad, y mucho menos gasto de envíos relativamente económicos.

Pero ahora todo eso ha cambiado, pues las empresas de logística han conseguido adaptarse para que la mayoría de las compras online se entreguen en tiempo, en forma y a la primera. Esto se debe en gran medida a las empresas que día a día mejoran para ofrecer el servicio, y según muchos expertos, el mayor exponente es Stock Alfa, una empresa que ofrece servicios de logística integral altamente competitivos, y que está certificada con la norma ISO-9001.

Según Packlink, en España ocho de cada diez compras online se entregan a la primera, algo realmente destacable. En España, un 36% de las empresas que trabajan en el comercio electrónico dispone de dos operadores logísticos para la entrega de sus pedidos, aunque el 21% de las empresas trabaja con solo un operador, y el 21% trabaja con más de tres operadores logísticos a la vez.

Este dato nos indica que las empresas deciden diversificar riesgos y no trabajar exclusivamente con una empresa de mensajería. Pero no hay que olvidar que muchas empresas han apostado por los puntos de conveniencia, en los que se pueden recoger los pedidos sin tener que sufrir las largas esperas de las próximas entregas.

De hecho, el cuarenta y cuatro por cierto de los españoles encuestados señalan la flexibilidad que brindan al cliente estos puntos de conveniencia, así como la reducción que puede suponer en los costes de envío, y la limitación de los fallos que pueden ocurrir con este tipo de entregas.