10 motivos para comer tomate

10 motivos para comer tomate

El tomate no solo es un ingrediente fundamental en muchos platos, también tiene unas interesantes propiedades como antioxidante, limpiando nuestro organismo e incluso luchando contra los efectos del acné.

En el caso particular del tomate rojo, hablamos de una verdura que se usa mucho en el marco de la gastronomía de multitud de país o solo por tener ese color rojo tan característico, también por ayudar a potenciar el sabor de otra clase de alimentos. La variedad de tipos es grande, caso del bola, cereza o cherry, etc.

Cuando se presenta al natural estamos todos de acuerdo en que es la más refrescante, aunque ¿cuáles son las ventajas que podemos obtener cuando se consume?

Propiedades nutricionales del tomate

  • Hablamos de un vegetal que tiene un importante aporte de fibra, que en su mayoría está compuesto de agua y pocas calorías.
  • Cuenta con vitaminas tan importantes como son la A, C y E, que se considera como antioxidantes y que favorecen la actividad a nivel inmunológico.
  • El contenido alto en potasio con el que cuenta, es de gran ayuda a la hora de contraer lo músculos, manteniendo hidratado el cuerpo y evitando la presencia de calambres o de dolores por la deficiencia de dicho nutriente.
  • Tiene licopeno, que es otro antioxidante, el cual forma parte de la familia de los betacaroteno, que son los encargados de darle ese color rojo y que pueden encontrarse en la zanahoria y la papaya.
  • El jugo de tomate cuando es crudo vale para la limpieza de la piel y sus órganos, aunque cuenta con contenido mayor en sodio
  • Posee gran riqueza en ácido fólico que vale para la prevención de los defectos de carácter congénito, por lo que es recomendable para las mujeres embarazadas.
  • Es recomendable su consumo para la reducción de las molestias en periodos menstruales.
  • El licopeno es de gran ayuda en la prevención de algunas clases de estómago, como es el de estómago, útero y el de próstata
  • Aplicar el tomate de manera directa tiene ayuda a bajar la grasa, utilizándose con gran frecuencia para luchar contra el acné, aunque si que hay gente para la que puede terminar provocando reacciones de carácter alérgico en caso de tener la piel sensible.
  • A veces, si lo mezclamos con azúcar aparecen ácidos glicólicos, que funcionan como verdaderos exfoliantes de la piel.

La empresa alimentaria Hida, se alinea con muchas autoridades alimentarias que aconsejan comer fruta y verdura cinco veces diarias, donde se alternen las crudas y las cocidas. Los beneficios del tomate creemos que son lo bastantes como para disfrutar de él siempre que podamos, eso sí, con tomate de verdadera calidad.

Si vamos a la composición nutricional, es recomendable para todo tipo de personal sana, sin importar la edad que tenga, encajando perfectamente en las dietas donde se controla el peso.

Hay que ser conscientes de que buena parte de las vitaminas y minerales con los que cuentan los tomates los encontramos en la piel, por lo que, si se pela esta fruta, corremos el peligro de tirar al cubo de la basura buena parte de los nutrientes.

¿Qué personas tienen que evitar comer tomate?

Es de los alimentos que no se deben tomar cuando hay llagas o herida en la boca por su gran acidez. Hay personas que se someten a quimioterapia que tienen como efecto secundario la mucositis, que es una alteración de la mucosa bucal que provoca inflamaciones y llagas, las cuales se acentúan con alimentos con elevada acidez como es el tomate.

Las personas que tienen problemas de tipo digestivo es mejor que eviten el consumo. Igualmente, las personas que sufren de algunas alteraciones en el aparato digestivo que tienen que evitar el consumo de tomate.

Esto hace que, si sufrimos de reflujo esofágico, úlceras de estómago, acidez de estómago, o hemos padecido cirugía digestiva, lo mejor es no consumir este alimento en nuestra dieta.

El contenido en potasio que tiene hace que la ingesta de tomate tiene contraindicación para las personas que tengan que restringir el consumo del mineral, como sucede con los enfermos de patología renal, caso de la insuficiencia renal crónica o aguda, así como daños graves a nivel de tejidos, déficit de insulina o acidosis en el metabolismo.