El packaging, una parte fundamental para hacer un buen regalo

El packaging, una parte fundamental para hacer un buen regalo

Hacer un buen regalo no siempre es una tarea fácil y es que, de hecho, en muchas ocasiones es de los cometidos más complicados que tenemos que llevar a cabo. Esto se debe a que, para hacer un buen regalo, lo primero que debemos de tener en cuenta es que debemos de conocer muy bien a la persona a la que queremos agasajar, puesto que, de lo contrario, las posibilidades de acertar se reducirán demasiado. Además, no solo es necesario conocer sus gustos, sino que también debemos de tener en cuenta que es lo que hace falta, que es lo que le gustaría tener o, simplemente, que es lo que le hará ilusión. Esto es así, ya que un regalo no se ha de valorar por el precio, por el esfuerzo económico que ha tenido que hacer una persona, sino que se ha de valorar por el cariño, por el detalle de acordarse de alguien, ya sea en una fecha concreta o sin un motivo aparente. Sin embargo, si algo nos da la experiencia es que más allá del regalo, el envoltorio también juega un papel fundamental en la sorpresa, por lo que a lo largo del post os queremos hablar del packaging, una forma de hacer los regalos, todavía más especiales.

Hoy en día, el packaging es fundamental en los productos y, prueba de ello la encontramos en que El Corte Inglés está implementando en sus tiendas un plan de packaging más sostenible, con lo que consigue, no solo ser más respetuoso con el medioambiente, sino que también logra transmitir una imagen de marca, una uniformidad, la cual es tan importante en los tiempos que corren, donde cientos de marcas se pelean por ocupar cada uno de los estantes de una tienda en posiciones referentes. Es por ello por lo que si vosotros queréis dar una nueva imagen a vuestros productos y queréis que destaquen y que, por tanto, logren una mayor visibilización, nosotros os recomendamos que os pongáis en contacto con Empacke, puesto que ellos son especialistas en diseño gráfico, en branding y en packaging, por lo que le darán una nueva vida a un producto para que pueda tener una mayor demanda. Y es que, entre las ventajas del branding, algunas de las más interesantes pasan por:

  • Genera demanda. Un buen diseño consigue llamar la atención del público, aumentando el interés por obtenerlo. La creatividad juega un papel muy importante en este punto, y es que cualquier producto puede llegar a tener un envase innovador de alguna manera. Así, jugando bien las cartas, se puede conseguir crear una necesidad en el consumidor que no tenía.
  • Mejora la identificación. La diferenciación hace más fácil para el consumidor identificarlo de un vistazo y hacer más sencillo el acto de escogerlo para su compra. Así, uno de los ejemplos más claros lo encontramos en que es prácticamente imposible confundir los envases de zumo con los envases tradicionales en la balda del supermercado.
  • Reducción de costes. Mejorar el material del packaging de nuestro producto también puede suponer a la larga un gran ahorro de costes, esto sin contar el beneficio social de crear envases sostenibles, lo cual también da muy buena imagen de marca, pues es un gran valor añadido, una de esas ‘modas’ que han venido para quedarse.
  • Mejora de resultados por promoción. Si los productos son de temporada, se puede aprovechar las semanas o meses clave para introducir diseños exclusivos, conectando con los clientes. El diseño, acompañado de una promoción, aumenta el atractivo del producto y, por tanto, genera una mayor demanda del mismo, ya que crea una necesidad en el comprador.
  • Aumento del valor del producto. Si un producto es capaz de entrarnos por los ojos y lo identificamos con valores positivos, solemos estar dispuestos a pagar un precio mayor por él. Así, uno de los ejemplos más claros a este respecto lo encontramos en Apple, una compañía que vende sus productos un poco más caros que los demás apelando a unos valores de marca.
  • Fidelidad del cliente. El cliente no solo es fiel al producto, sino a su modo de presentación y a sus valores de marca.

La clave del empaquetado está en los adornos

Además de saber empaquetar bien un regalo para hacerlo más apetecible a quien lo recibe, lo cierto es que también debemos de prestar una atención especial a los adornos y es que estos, colocados con gusto sobre el envoltorio, también aportan su valor añadido. Así, más allá del típico lacito, lo cierto es que podemos encontrar diversas figuritas, flores, postales o mensajes de amor.