La compra online ya es algo es habitual entre empresas

La compra online ya es algo es habitual entre empresas

La manera de operar de las empresas ha variado en los últimos años a causa del desarrollo de las nuevas tecnologías. Al igual que sucede en la mayoría de los casos de particulares, Internet se ha convertido en el elemento que más solemos usar a la hora de comprar. Las ventajas que tiene el sistema de compra online hace que éste cada vez tenga más adeptos. Y es que son cada día más las personas que experimentan las ventajas de este tipo de compra antes de hacerse habituales de este modelo.

Evidentemente, el único que requisito que pone este modelo de compra es el de que es necesario disponer de un aparato electrónico como un ordenador, un móvil o una tablet. Y esto lleva asociadas una serie de características y funciones que, de no cumplirse, suelen traer problemas. Teniendo en cuenta los plazos con los que cuentan las empresas para recibir un servicio, contar con todos sus dispositivos en perfecto estado es necesario para realizar todas las gestiones online que sean necesarias, algo que cada vez es más habitual.

La dependencia de las empresas de las nuevas tecnologías, con independencia de su tamaño o su potencial económico, es total y absoluta en los tiempos que corren. Contar con una garantía en lo que se refiere a la solución de todo tipo de problemas informáticos es vital para que no haya nada que pueda retrasar la actividad de la misma. Las empresas lo saben y de ahí la enorme prioridad que le han dado a la informática y la tecnología. Dicen desde varias empresas informáticas que incluso las entidades más conservadoras y que menos se han adaptado a los cambios relativos a las nuevas tecnologías han tenido que moverse en este sentido.

El volumen de compras online que maneja la sociedad actual es enorme y engloba no solo a particulares, sino que también hace lo propio con multitud de empresas que necesitan sistemas informáticos potentes y soluciones al instante en esta materia. Los profesionales de E-Ingenia, una de esas empresas informáticas que tanto trabajo tiene en este sentido en la actualidad, dicen que, desde que comenzó a instaurarse el enorme potencial del comercio online, han sido muchas más las empresas que han necesitado de soluciones informáticas urgentes.

Un negocio que va a más

Un artículo publicado en el diario El País en junio de 2017 puso de manifiesto que el 40% de los españoles compra ya por Internet, algo que engloba también a empresas y que ya por entonces ponía de manifiesto la importancia que comenzaba a ganar el negocio online, que se ha desarrollado todavía más a lo largo de este año y medio que ha pasado desde entonces. Y es que a nadie le cabe la duda de que ese desarrollo va a ir a más conforme avancen los meses y los años.

Y claro, si aumenta el volumen de negocio online también hace lo propio el gasto que existe en esta materia. Según una noticia que fue publicada en la página web de El Economista, el gasto medio aumentó en un 38% en 2017 y llegó a ser de 1.954 euros por persona durante este año, algo que no se había visto antes y que, tal y como hemos comentado en el párrafo anterior, ha ido creciendo durante 2018 hasta la actualidad. Y más que va a crecer. ¿Alguien es capaz de dudarlo?

Las empresas que, además, tienen un sistema de venta online han ido adquiriendo conciencia de la importancia que tiene el hecho de que los pedidos lleguen con la máxima celeridad posible, algo que efectivamente se ha ido consiguiendo con el paso de los años. Según el artículo de El País que enlazábamos más arriba, el número de días que tarda, de media, en llegar un producto hasta su destinatario es de 3, cuando antes era de 5. Otro síntoma más del progreso que se está llevando a cabo en esta sociedad.

Adaptarse a las exigencias que plantea la nueva sociedad en la que vivimos es sinónimo de adaptarse a las nuevas tecnologías. No queda otra. Con este tipo de recursos trabajamos más rápido, somos rentables y eficientes. De otro modo, sería imposible. Y esa dependencia va a ir creciendo en el futuro. Cuanto antes nos acostumbremos a ello, más camino tendremos recorrido.