Si no estás a gusto contigo misma, cambia tu imagen

girl-1099270_640

Hay personas que necesitan un cambio de  imagen y eso es así desde que el mundo es mundo. Lo que quiero decir es que hay muchas personas que, por poco agraciadas que sean, tienen un don para sacarse partido mientras que otras, a lo mejor más monas que las primeras, no saben cómo vestir para estar mejor y llegan a aparecer adefesios.

A lo mejor he sonado muy dura pero lo que pretendo no es desanimar a nadie, sino todo lo contrario, lo que quiero es que todo el mundo se dé cuenta de que puede estar guapo o guapa dejando a un lado lo mucho o poco que pese, si alto o bajo, rubio o moreno o de si tiene o no estrabismo, por ejemplo.

Por ejemplo ¿sabéis que debemos llevar un estilo de ropa según nuestra forma del cuerpo si queremos estilizarlo? Este artículo es muy bueno para todas aquellas chicas a las que nos sobran unos kilitos de más.

Podéis buscar muchísima información por Internet al respecto porque hay artículos sobre todas estas cosas. Desde cortes de pelo según las facciones del rostro, ropa, colores, etc. hasta tipos de maquillaje o pintura de uñas. Sin embargo, si lo que quieres es un cambio drástico asegurándote de que te vas a sacar el mejor partido posible, siempre puede recurrir a una Personal Shopper. En mi opinión, la mejor es Marta San Miguel (aunque tampoco es que conozca muchas) porque tengo buenas referencias de ella y he visto cambios impresionantes entre sus clientes.

Dicho esto vamos a hablar de moda. Actualmente se llevan mucho las faldas tipo chupachup como digo yo, de esas bombachas que llevan la cintura y el final de la falta algo más estrecho que el resto de la misma, por lo que quedan así redondeadas. La pregunta es ¿puede todo el mundo ponerse este tipo de falda? Pues bien, poder, lo que se dice poder, sí, claro, todos podemos ponernos esa falta porque no hay nada que nos lo impida pero ¿nos quedará bien? Esa ya es otra cuestión.

Lo que no podemos hacer es seguir la moda como una gallina sin cabeza, es decir, a lo loco, o a pies juntillas, como un burro que sólo mira lo que tiene delante, porque hay que ver todo el panorama y comprender que, por mucho que se lleve algo, puede que a nosotras no nos quede todo lo bien que debería y es mejor que recurramos a otras prendas de ropa.

En mi caso, por ejemplo, jamás me pongo leggins porque tengo cuerpo con forma de guitarra y, tanto si estoy delgada como si tengo una época donde me sobran algunos kilos, llevar ropa tan ajustada me sienta bastante mal. A veces me comparo con un botijo amorcillao y me quedo corta. Con eso os lo digo todo. Pero como soy consciente de ello, por mucho que me gusten algunos estampados de leggins o por muy cómodo que me parezca llevarlos, jamás los uso y habrá quien lo vea como un sacrificio pero, habiendo como hay tantos estilos de ropa ¿para qué ponerme uno que me queda fatal? Así es como pienso yo, y así es como quiero transmitiros mi sentido de la moda, que vendría ser algo así como: no la sigas tanto y síguete a ti misma.

Deja un comentario