Porqué nos emociona tanto recibir un paquete

Uno de los pequeños placeres de esta década es llegar a casa, cenar, y navegar en Internet en busca de gangas que comprar. Existen personas, entre las cuales me incluyo, que compran la mayoría de bienes del día a día por Internet, aunque esto suele estar más relacionado con la falta de tiempo.

Porque siendo realistas, aquellos cuya jornada laboral está distribuida a lo largo de la mañana y/o de la tarde, se ve con el problema de que muchos de los comercios a los que tiene que ir están cerrados. Y eso que nosotros los españoles tenemos suerte de que los comercios cierren alrededor de las ocho o las nueve, porque en otros países a partir de las seis de la tarde lo más que puedes encontrar abierto es un bar.

Pero no solo por el tiempo compramos en Internet, hay otro aspecto por el cual nos vemos atraídos a comprar online. Y es por la experiencia que supone comparar productos de diferente tipo, agruparlos y decidir cuál vamos a comprar, pagar de una manera sencilla, y esperar a que llegue el producto.

Escuché hace poco en un programa de radio, que en aquellos tiempos en los que todavía la gente se carteaba, ver una carta de alguien conocido en el buzón era algo así como recibir un regalo. No me parece descabellado afirmar que a día de hoy, en lugar de esperar cartas esperamos paquetes, ya que lo único que entra por esa ranura son las facturas y ya ni eso, porque las recibimos en el email para no gastar papel.

No hemos de olvidar que cuando llega un paquete estamos deseosos de ver qué hay dentro, cómo está empaquetado, y si es lo que esperabas. Muchas veces pasamos por alto el packaging de un producto, pero la verdad es que inconscientemente le damos mucha importancia, y llegamos a decidir que producto comprar por el envase en el que se presenta.

Cómo influye el packaging en la decisión de compra

Existen multitud de estudios que muestran que la decisión en el punto de venta varía entre un 70% y un 80%. Esto viene a mostrar que en el momento en el que se va a elegir un producto, se va a avalorar la marca, las promociones y el diseño y relevancia del packaging. Por tanto, el envase deja de ser un simple estuche donde se contiene el producto.

El packaging se ha desarrollado hasta convertirse en un medio por el cual se transmiten los valores de la marca. Y hay varios aspectos del mismo, que hay que saber reconocer de cara a saber en qué se presta más atención, a la hora de diseñar y llevar a cabo el packaging de un producto.

En primer lugar, se valoran aspectos como los materiales del envase, la personalización, la calidad de las impresiones y la capacidad. Otro aspecto que se valora mucho, es qué hacemos después con el packaging. En muchas ocasiones el packaging se convierte en un utensilio para almacenar cosas.

En este sentido, existen empresas que ponen mucho esmero en realizar cajas que puedan ser utilizadas para el packaging y otros usos. Es el caso de Cartonajes Mimó, una empresa dedicada al diseño y la fabricación de cajas de cartón para embalajes y accesorios de cartón ondulado, diseñados a medida por un equipo de diseño técnico, y elaboradas con los máximos estándares de calidad.

Una vez que hemos abierto un producto, nos encontramos con el bien que hemos comprado y con sus accesorios si los hay. Aquí vemos que cómo están distribuidos los distintos elementos genera emociones, y este es un momento en el que puedes llegar a “engancharte” por cómo una marca gestiona el packaging.

Para finalizar, ya sea cuando compramos en una tienda física o por Internet, tenemos a disposición mucha información para comparar. Y uno de los elementos que pueden decidir la compra es el packaging. Por lo tanto, la próxima vez que vayas a adquirir algún producto, presta atención al packaging.