Mujeres informáticas, una nueva generación llega pisando fuerte

Se pasaba el día jugando a video juegos, sola, acompañada, con la Tablet, el móvil o el Pc, hasta tal punto, que en varias ocasiones, su madre había tenido que confiscarle todo dispositivo tecnológico con el que se pudiera acceder a internet. En el colegio, iba regular, notazas en mates y en inglés, pero un total desastre en otras materias como la historia, que conseguía aprobar a duras penas y siempre a final de curso. La verdad es que no parecía, al principio, que se convertiría en la chica responsable que es hoy.

En una ocasión y a consecuencia de sus malas notas, la madre de Sandra le había prohibido tocar todo lo que sonara a tecnología, asegurándole que de no cambiar la situación, su vida se iba a parecer más a la de una joven del medioevo que la de la Santa, Isabel de Portugal, porque al contrario que a Sandra, a su madre le gustaba la historia y de hecho era profe en la universidad. De ahí también su insistencia y su tesón para conseguir que su pequeña hiciera algo de provecho.

Así que Sandra prometió obedecer, hacerse buena y estudiar, e inmediatamente se encerró en su cuarto, supuestamente a hincar los codos. Al principio, la madre la vigilaba de vez en cuando, pero siempre la veía con sus libros y cuadernos, así que empezó a despreocuparse. Cuando llegó la siguiente evaluación la sorpresa fui inimaginable, Sandra había sacado unas notas impresionantes.

Pero de repente, la emocionadísima madre recibe una llamada del colegio de Sandra, era tu tutora y le pedía que acudiera a hablar con ella al día siguiente, a primera hora, y que era de vital importancia que mantuvieran una conversación. La madre intentó sacarle alguna información, pero la tutora insistió en hablar de todo en el cole.

Mami he hecho trampas

Como habían acordado, la madre de Sandra se reunió con su profe a primera hora, y la pobre ni podía imaginar el disgusto que le iban a dar. La joven había suspendido la mayoría de las materias. La madre, convencida del error, le enseño el boletín de las notas, todas aprobadas y con muy buenas notas, decía la madre mientras le mostraba el papel de calificaciones.

Resulta que la pequeña Sandra, a sus 12 añitos, ya era una auténtica falsificadora de primera, toda una profesional que había conseguido hacer un trabajo de experta total, y engañar a su madre, y al resto de profes, que en cuanto las vieron no fueron capaces de apreciar ninguna diferencia.

Al parecer Sandra era una máquina, que había estado encerrada en su cuarto construyendo su propio ordenador con piezas que iba comprando por internet a través del ordenador de la biblio, había falsificado las notas e incluso logro hackear la página web del cole.

Lejos de castigarla, su madre pensó que lo mejor sería sacarle partido a su alta capacidad para la informática, así que en lugar de quitarle el ordenador, le compró uno mejor en WhatsPc, una tienda de informática que cuenta con la mejor selección de las mejores marcas de productos informáticos del mercado, productos de calidad y con el mejor servicio, tanto de venta como post-venta y de la mano de excelentes profesionales, y a unos precios incomparables. Aquí se pueden encontrar multitud de combinaciones para configurar el ordenador ideal para cada uno. Están especializados en Pc´s de sobremesa, pero también tienen portátiles, cartuchos, impresoras y otros componentes de las principales marcas.

Sandra aprovecha esta oportunidad que te doy, prométeme que cambiarás, empezarás a tomar buenas decisiones y me harás caso, y podrás estudiar informática donde tú quieras, ese es tu destino, y serás la mejor, ten en cuenta que hay pocas mujeres en este mundillo y tendrás que esforzarte para dar ejemplo.

Estas fueron las palabras de la madre de Sandra y hoy la joven poco tiene que ver con la alocada chica de ayer, trabaja duro y, aunque juega, lo hace con moderación.