La comunidad ha hablado, toca pintar

Menuda sorpresa me llevé al llegar el lunes a la urbanización y encontrarme a todo comunidad reunida en el exterior. Al principio me asusté, no sabía a qué se debía tanta gente junta, y creí que podía haber pasado algo malo, un accidente o que se yo. Pero no, lo que pasaba es que había reunión, y yo sin enterarme.

Nada más bajar del coche ya me estaban acusando, que sí no había leído el correo, que sí siempre igual, que sí paso de todo… menudo recibimiento, y después del día que había tenido…

Pedí disculpas como siempre y me defendí diciendo que había sido un mes de duro trabajo al que se había sumado mi reciente separación y esa dichosa custodia compartida que me está volviendo loca.

Vivo en una pequeña urbanización en Alicante con piscina y cancha de tenis comunitarias y para mi gusto, perfecta, pero parece que esta impresión no es compartida por el resto de la comunidad.

El señor Arturo y la señor Berta, por no perder la costumbre, opinaban que era de imperiosa urgencia dar una buena mano de pintura a las rejas de acceso al jardín de cada vivienda, ya que los efectos del paso del tiempo, del sol y de la lluvia, las habían ajado, y que ya no presentaban ese brillante color verde original.

Así que por inmensa mayoría, se decidió que había que pintar las rejas de los jardines. Andrés, el presidente contactó ese mismo día con la empresa de pinturas, Pinturas Insa, una empresa que cuenta con un equipo de pintores profesionales experto en todo tipo de trabajos de pintura decorativa, de alta decoración, de promociones de viviendas, naves industriales, parkings, ofreciendo sus servicios tanto a comunidades, como a aplicaciones industriales o decorativas.

El resultado fue increíble y toda la comunidad está encantada, de hecho, ya están pensando en esta empresa para pintar la pista de tenis, que es la nueva obsesión de los señores A y B, que así les llamo.

Pepe, cómo no, se ofreció a pintarlas él mismo. Este hombre, como la mayoría, aunque no lo diga, no está sobrado de dinero, y hacer derramas tontas, a las que nadie pone ninguna objeción, como sí todo pequeño desperfecto fuera de vital importancia para la supervivencia de la comunidad, no le hace ninguna gracia, y no es al único, a mí tampoco, y lo de la pista de tenis, desde luego podía esperar.

Pepe, como yo, es más partidario de la filosofía del hazlo tu mism@”, algo que está muy de moda hoy, debido, en gran medida, al bajo poder adquisitivo de buena parte de la población.

Arréglalo tú mism@

El paso del tiempo causa inevitablemente estragos en las instalaciones y los elementos de nuestro hogar y en algún momento nuestros muebles, las puertas y ventanas, las rejas y barandillas, nuestros  tejados… empezarán a necesitar una buena mano de pintura, y si lo puedes hacer tú mismo, eso que te ahorras.

Supongamos que, igual que nos ha pasado a nosotros, en tu urbanización o en tu vivienda unifamiliar, exista la necesidad de dar una mano de pintura a las rejas del jardín, ¿sabrías cómo hacerlo? Sí es así, no te preocupes, aquí te vamos a explicar una forma muy sencilla y económica de hacerlo.

Pasos para pintar una reja y no morir en el intento

Pintar una reja en condiciones, a primera vista es fácil, pero no te fíes, las particularidades de su superficie, hacen necesario tener unos mínimos conocimientos de la técnica. Pero no te preocupes, con unas sencillas explicaciones, no tendrás ningún problema a la hora de ponerte tú mism@.

Materiales:

Brocha de ¼ de pulgada

Brocha de 1″ pulgada
Brocha de 2″ pulgadas
Diluyente
Pintura de esmalte

  1. Limpiar bien la superficie a pintar
  2. Si vas a utilizar esmalte, utiliza previamente diluyente
  3. Introduce la brocha en el bote de pintura dejando fuera la tercera parte de los pelos y retirar la pintura sobrante para evitar goteos
  4. Aplicar la primera capa
  5. Aplicar una segunda capa evitando imperfecciones
  6. Deja secar durante al menos 6-7 horas
  7. Aplicar protector

Recuerda protegerte con guantes y mascarilla y utiliza ropa adecuada

shutterstock_117380764reducida